Las Grandes Crisis Socioeconómicas de la Era Piscis

Inma Fernández (*) y Santiago Niño Becerra (**) - Ponencia Marzo '05

A lo largo de los 2195 años por los que transcurre la Era de Piscis se han sucedido veinte momentos cruciales que han sido el inicio de transformaciones profundas en el contexto económico y social, y, por ende, político. Estos momentos constituyen las grandes crisis de la Era de Piscis.

Estos veinte momentos decisivos acaecidos entre el año -133 y el 2062 han tenido un denominador común: la Cuadratura Urano-Plutón, junto con Saturno involucrado, formando, por sus aspectos de tensión, una Cruz T entre los tres.

Si Plutón, en un signo zodiacal, manifiesta el tipo de valores de supervivencia de la época, Urano viene a representar el tipo de impulso creativo del momento social. Si ambos se hallan en tensión, es evidente que los avances ponen en peligro la supervivencia social y, por tanto, también son atacados por el sistema a fin de evitar riesgos. Si a eso se añade una circunstancia de real conflicto al transitar Saturno formando la Cruz T, se hace lógica la aparición de una crisis radical y rompedora.


LAS 20 CRISIS DE LA ERA DE PISCIS

1. Año –42. El inicio de las estructuras organizadas con arreglo a principios jurídicos establecidos extensibles a todos los ciudadanos
Al inicio de la Era de Piscis, la República de Roma estaba inmersa en un período de tensiones económicas, sociales y políticas. En el año -82 se instaura la dictadura dando comienzo un proceso de reformas que no revierten una situación altamente degradada. En el -60, el Primer Triunvirato -en el que Julio César desempeñó un papel central-, conjuga el poder militar, el económico y el político, lo que le crea enemigos, fundamentalmente, desde que en el -46 Julio César se convierte en dictador instaurando, en la práctica, una monarquía. La historia de Roma demostraba el odio visceral de los romanos hacia la institución monárquica, lo que precipita el asesinado de Julio César en el -44, dando comienzo un período de altísima tensión que finaliza en el -27 con la instauración del Imperio.

Alrededor de estos años y pudiendo tomar como momento culminante el -42, se hallan implicados en la Cruz T -que llegó a ser Gran Cruz al involucrarse Júpiter en Aries-, Plutón en el signo de Cáncer, Urano en el de Libra y Saturno en Capricornio.


2. Año 104. La manifestación de los límites al crecimiento de una estructura jurídicamente organizada
La época del emperador Augusto (-27 a 14) fue de paz absoluta, y el Imperio fue creciendo hasta alcanzar su máxima expansión con Trajano (98-110). Sin embargo, en el año 90 comienzan, muy levemente al principio, las primeras presiones de los pueblos germánicos en el Norte del Imperio. Paralelamente, en el 115, tiene lugar la Segunda Sublevación Judía. De momento ambas tensiones -la presión de los pueblos germánicos y los conatos de revueltas- fueron aplastadas con facilidad, sin embargo, esta situación de inestabilidad fue creando un foco de tensión que, años después, finalmente estallará con el emperador Cómodo.

En esta Cruz T se hallaban implicados Plutón en el signo de Piscis, Urano en Géminis y Saturno en Sagitario (pudiendo también añadir a estos Júpiter -que llegó a estar conjunto a Urano- añadiendo más tensión a la configuración).


3. Año 160. La aparición de las religiones monoteístas y su expansión terrenal
El Emperador Adriano (117-138) aseguró las fronteras del Imperio y reorganizó la Administración Pública, sin embargo, ya se estaba formando una situación potencialmente muy peligrosa. Años antes de que se declarara una epidemia de peste que afectó a toda la zona del Mediterráneo entre el 155 y el 157, comenzó la difusión del Cristianismo; adicionalmente, los contrastes entre ricos y pobres se acrecentaron durante estos años hasta tal punto que las Instituciones Benéficas que fueron creadas para intentar paliar esta situación muy poco pudieron hacer. Todo lo sucedido no hacía sino anunciar el inicio de la decadencia del Imperio que empezó a manifestarse a la muerte del emperador Marco Aurelio (161-180).

En este momento la Cruz T la forman Plutón desde el signo de Tauro, Urano en Acuario y Saturno en Escorpio, añadiéndose a Júpiter que llega a formar parte de esta desde el signo de Acuario. Además, ya estaba activado el Gran Ciclo que se da de forma partil en el año 163, estando, en este caso, Neptuno desde Escorpio en oposición a Plutón en Tauro.


4. Año 298. Las reformas técnicas y jurídicas realizadas desde el poder
A la muerte del Emperador Marco Aurelio le sucedió su hijo Cómodo (180 -192); con Cómodo da comienzo la decadencia del Imperio Romano. A una Administración caótica se le sumó la propia incompetencia del emperador y el inicio de tensiones en el seno de un ejército imprescindibles para mantener la estructura del Imperio. A partir del año 192 la degradación fue en aumento; en gran medida su causa estuvo en el caos monetario que se fue gestando al aumentarse indiscriminadamente la oferta monetaria con moneda de baja ley. En el año 284 Diocleciano está al frente del Imperio y en el 296 emprende una serie de reformas de amplísimo calado: el Imperio fue dividido en cuatro unidades administrativas y cada una de éstas en tres distritos; a la vez realiza una devaluación monetaria de más del 90% que, aunque ordenó la moneda, empobreció a una gran parte de la población. En cualquier caso los efectos de las reformas de Diocleciano muy pronto se tornaron inoperantes tras la renuncia del Emperador en el año 305.

En este caso la Cruz T la forman Plutón desde el signo de Capricornio, Urano en Libra y Saturno en Cáncer, añadiéndose a la configuración Júpiter que se halla también en el signo de Libra.


5. Año 363. El impacto de las migraciones sobre una estructura en decadencia jurídicamente organizada
La promulgación en el 313 del Edicto de Milán por parte del Emperador Constantino (312 – 337) abrió las puertas del Imperio al Cristianismo, primero como doctrina legalizada y posteriormente como religión oficial; en cualquier caso la degradación del Imperio era ya imparable. El principio del fin del Imperio Romano se produce a partir del año 365 con la incursión de los Hunos. Con la incursión de este pueblo principia la que posteriormente ha sido conocida como “la migración de los pueblos”: en todo el mundo, a partir de los años próximos al 365 dan comienzo una serie de movimientos migratorios hacia otras latitudes motivados por la pura supervivencia. Aunque la incursión de los Hunos no tuvo consecuencias para el Imperio Romano, las invasiones que posteriormente tuvieron lugar acabaron definitivamente con la ya moribunda estructura imperial.

Plutón desde el signo de Aries, más Urano en el signo de Cáncer y Saturno en Libra, son las posiciones de la Cruz T de este momento. En el 336-340 se da un Gran Ciclo por lo que esta crisis ha de ser contemplada como un inicio del cambio que esta situación generará.


6. Año 470. La crisis final de una estructura jurídicamente organizada
Para el Imperio Romano la “migración de los pueblos” alcanzó su máxima manifestación en el año 406, cuando las tribus germánicas cruzaron la frontera del Rhin. A partir de este momento y de forma continuada, se fueron produciendo una serie de invasiones de distintas tribus ante las que la ya inoperante estructura imperial nada puede hacer. La sensación de inseguridad que se fue apoderando de los ciudadanos romanos y del pueblo en general, fue favoreciendo la expansión del Cristianismo; de hecho, en los años comprendidos entre el 426 y el 476 tuvieron lugar varios concilios en el seno de la Iglesia. En el 476 y como conclusión a esta fase, se produce la deposición del último emperador romano y el fin del Imperio.

En este caso Plutón desde el signo de Leo, Urano en Escorpio y Saturno en Tauro forman la Cruz T, también añadiendo a Júpiter desde el signo de Tauro. El Gran Ciclo del 411 inicia un proceso que manifiesta la tensión del cambio en esta crisis.


7. Año 661. El nacimiento de la competencia religiosa
El siglo VII se halla caracterizado por el inicio de los procesos expansivos protagonizados por pueblos y religiones. En el año 610 tuvo lugar el primer sermón de Mahoma; a partir del 618, en China, con la dinastía Tang, se dieron una serie de conatos independentistas por parte de varios gobernadores fronterizos. En el 622, con la Hégira, principia la expansión del Islam. En el 700 se inician las migraciones de los Vikingos en su búsqueda de nuevas tierras. En el 711, con la invasión de España, los Arabes intentan la invasión de Europa, aunque, con su victoria en la batalla de Poitiers (732), los Francos establecen la frontera entre Europa y la expansión musulmana.

En este momento, Plutón se halla en el signo de Tauro, Urano en el de Acuario y Saturno en el de Escorpio; apoyando Júpiter a la Cruz T durante su estancia también en Tauro. En términos cronológicos, la crisis de este período coincide con el Gran Ciclo que, en este caso se da entre 657 - 661, lo que pone de manifiesto un inicio de cambio geopolítico marcado por una fuerte fricción.


8. Año 864. La alianza de los poderes político y religioso
En la Navidad del año 800, el rey franco Carlomagno (771 – 814) es coronado por el Papa León III como emperador de los romanos, dándose inicio a la unión del poder político y religioso, es decir, a una comunión de intereses al necesitarse mutuamente ambos poderes. El problema para Carlomagno residía en que, aunque ostentaba un gran poder político y militar, carecía de colaboradores para administrar ese poder así como de hijos capaces para sucederle. A la muerte de Carlomagno principian una serie de conflictos entre los hijos y nietos del emperador; estos conflictos finalizan, en el 843, con el tratado de Verdún que supuso el fraccionamiento del imperio de Carlomagno y el nacimiento de los reinos que, posteriormente, llegarían a convertirse en las futuras Francia y Alemania. Los años posteriores no son más que parte de un proceso de encaje para conseguir una cierta estabilidad en ambos territorios.

Plutón en Aries, Urano en Cáncer y Saturno en Libra son las posiciones que ocupa, en esta etapa, la configuración; ayudados también por Júpiter que se hallará en el signo de Cáncer. En este caso el Gran Ciclo del 830 - 833 como fin de período, manifiesta, a través de esta fricción, el necesario inicio de otra etapa.


9. Año 919. La aparición del concepto de nacionalismo y el enfrentamiento entre el poder político y el religioso.
Para solucionar las limitaciones administrativas que padecía en su Imperio, Carlomagno diseño una estructura que, aunque no totalmente novedosa, si le fue extraordinariamente útil para compensar estas carencias. El Sistema Feudal tenía la enorme ventaja de apoyarse en una estructura piramidal y dependiente que conectaba a todos los estamentos de esa pirámide hasta llegar a los niveles inferiores; los problemas surgieron a finales del siglo IX. La religión, además del gran poder mediático que en la época tenía, llevaba asociado un enorme poder político, por lo qué, quien tuviera influencia en las comunidades religiosas y quien tuviera influencia en el nombramiento de los obispos, incrementaría su influencia política a nivel general. La reforma Cluny del 911 eliminó la influencia del poder feudal y de los obispos en las comunidades religiosas al pasar estas a depender directamente del Papa; a la vez entre el 911 y el 936, en los territorios del Sacro Imperio Romano Germánico, se produce la convergencia política de las tribus, dando nacimiento a la idea de “deutsch”: “algo del pueblo”. Ambos hechos tendrán influencia en la futura Disputa de las Investiduras, al principiar, en el 936, el enfeudamiento de los obispos.

En este momento nos encontramos con Plutón en el signo de Géminis, Urano y Júpiter en Piscis y Saturno en Virgo. El cambio que promulgaba el Gran Ciclo del 905 terminaría manifestándose en esta crisis a través de la necesidad de amalgamar el poder político y el religioso.


10. Año 1058: El primer enfrentamiento entre Oriente y Occidente.
Con la vinculación de la Iglesia al poder imperial, aquella ganó influencia pero perdió libertad y autonomía al influir el emperador en la elección de obispos o al designarlos directamente. Hasta el año 1122 no se solucionará definitivamente los problemas entre la Iglesia y el poder imperial, pero el papel jugado por León IX a partir del 1049 es clave en la restauración del orden interno de la Iglesia; en cualquier caso, Roma quedó afectada por las tensiones generadas en la Disputa. Paralelamente a estos problemas, en el 1050, los turcos conquistan Siria y Palestina interrumpiendo el acceso a las estribaciones occidentales de la Ruta de la Seda por parte de los comerciantes italianos. La solución encontrada fue la reconquista de los “Santos Lugares”, lo que dio lugar al inicio de las Cruzadas a partir del 1096.

En este período se unen, por un lado, el inicio del Gran Ciclo -que tendrá lugar entre el 1075 y el 1079, ciclo que es de final- con, por otro, la tensión característica de la Cruz T que ya conocemos. En este caso la forman Plutón que se halla en el signo de Acuario, Saturno y Neptuno en Tauro y Júpiter y Urano en el de Escorpio.


11. Año 1230. La supremacía de la razón sobre la fe
A lo largo del siglo XII se fueron poniendo de manifiesto las limitaciones que para un mundo más evolucionado tenía el Feudalismo, aunque, en realidad, lo que se fue poniendo de manifiesto fue la necesidad de cambios en las estructuras políticas, en el modo de entendimiento entre estas y las jerarquías religiosas y en el modelo filosófico. En el año 1158, el filósofo Averroes declara, en contra de la Escolástica, la supremacía de la razón sobre la fe, lo que, en el plano económico y social significaba un ataque frontal a la estructura feudal de la propiedad; todo este cambio conceptual eclosionará en el siglo XIII. En 1215, la nobleza inglesa fuerza al rey Juan la firma de la Magna Charta, documento por el que el rey reconoce el derecho de los nobles a dejar en herencia los bienes enfeudados; en Francia, Felipe II (1180 – 1223) somete a la nobleza y al clero a la jurisdicción real; en el Sacro Imperio, la Dieta de Worms reconoce el poder de los grandes señores; en el Norte de Europa, la Hansa era ya una potencia comercial en 1254. Llegados a este punto, el Sistema Feudal puede darse por concluido.

En este momento Plutón se halla en el signo de Virgo, Urano en Sagitario y Saturno en Piscis. Adhiriéndose al aspecto, también, Júpiter desde el signo de Géminis.


12. Año 1374. El nacimiento de la idea de Estado
Quienes más podían perder con la cadena de acontecimientos que tuvieron lugar en el siglo XIII eran, por un lado, el pueblo llano y, por otro, la Iglesia. Un mayor poder real en un escenario en el que también se reforzaba el poder de los señores, sólo dejaba como perdedores a unas colectividades campesinas forzadas a subsistir en un entorno en el que cada vez se les exigía mayores rendimientos; su repuesta, las Revueltas Campesinas que recorrieron Europa y China a lo largo del siglo XIV, fue aplastada y selló durante cinco siglos la suerte de la posteriormente conocida como ‘clase trabajadora’. La Iglesia, por su parte, recibió un durísimo golpe con la obra de Guillermo de Ockham (h 1320) en la que, además de afirmar que únicamente lo individual es real, negó a los Papas el derecho a ejercer el poder temporal. El ganador indiscutible fue el poder real: en Francia, Felipe IV (1285 – 1314) antepone la idea de ‘poder central soberano’ a la de ‘poder central legitimado’ por el Papa; en el Sacro Imperio, la Reunión de los Electores celebrada en Rensen en 1338, concluye que el rey elegido no recibía el poder del Papa, si no de Dios.

Aquí, Plutón desde el signo de Tauro configura la Cruz T con Urano en Leo y Saturno en Acuario. También Júpiter, desde el signo de Leo y en conjunción con Urano, va a formar parte de la configuración durante su tránsito.


13. Año 1420. El inicio de la expansión colonial
La toma de Acre por los musulmanes en 1291 supuso la interrupción definitiva de los intercambios comerciales con Oriente. El hecho tuvo repercusiones profundas, pero, a la vez, abrió la posibilidad al desarrollo de zonas anteriormente débiles que, además, se habían mantenido al margen de la Guerra de los Cien Años (1338 – 1453), Portugal fue una de esas zonas; en 1418, durante el reinado de Juan I, Portugal inicia su expansión atlántica dando comienzo a una nueva ruta económica de trascendental importancia en los próximos siglos.

Plutón conjunto a Júpiter en el signo de Géminis - unos años después de haberse dado el Gran Ciclo (1399)-, forma la Cruz T junto con Urano desde el signo de Piscis y Saturno en el de Virgo.


14. Año 1499. La nueva filosofía de un nuevo período
El Renacimiento significó un cambio radical en todos los órdenes con respecto a como se habían desarrollado las cosas durante las Edades Medias. Aunque a lo largo del siglo XV tuvieron lugar hechos cuya importancia futura fue decisiva, caso de la construcción de la primera imprenta en 1455, el arranque del nuevo período coincide con la apertura de la expansión colonial occidental en 1492 y de la oriental en 1500. La aún muy nueva idea del Estado, el creciente poder de algunas familias y la creciente actividad económica, necesitaban de un manual de actuación una vez que el poder de la Iglesia había menguado ostensiblemente. En 1532, Niccolo Machiavelli publica “El Príncipe”, obra en la que enuncia claramente un mensaje muy útil para aquel poder en ascenso: un gobernante no está sujeto por las normas éticas; modo de conducta vigente durante los próximos siglos.

En este caso nos encontramos a Plutón en el signo de Escorpio formando la configuración con la conjunción Júpiter-Urano, en el signo de Acuario, y Saturno que se halla en el de Tauro.


15. Año 1568. El despertar del individualismo
A principios del siglo XVI, los niveles de degradación a los que la Iglesia había llegado eran notorios y palpables, a la vez, la distribución del poder en Europa hacía que, en ciertas zonas, los intentos de la nobleza por despegarse de la dependencia de las familias reinantes fueran muy intensos. Donde mayor envergadura alcanzaron estos conatos fue en las tierras alemanas del Sacro Imperio. En 1517, las 95 tesis de Lutero dieron lugar a la Reforma y a la división de la Iglesia; este hecho tuvo tremendas consecuencias políticas. Roma respondió con el Concilio de Trento (1545 – 1564) y con la Contrarreforma, estallando, como resultado de esta pugna; las Guerras de Religión que convulsionaron el Sacro Imperio entre 1546 y 1555. La parte alemana del Imperio quedó dividida en varios principados católicos y luteranos, determinando el señor de cada territorio la religión de éste; en 1563, en Inglaterra, son promulgados los Treinta y Nueve Artículos, fundamento de la Iglesia Anglicana. Básicamente, estos cambios políticos fueron posibles por el papel que al hombre le asignaba la nueva ética protestante, un papel que se sustentaba en el individualismo de la persona.

Plutón, en Piscis, formando una cuadratura con Neptuno en Géminis –lo que determina un Gran Ciclo- se une, en este caso, a la configuración estudiada a través de Urano y Júpiter desde el signo de Sagitario y de Saturno en el de Virgo.


16. Año 1827. El nacimiento del maquinismo
En la gestación de la situación que desembocó en las Guerras Civiles Inglesas (1642 – 1649) lo religioso jugó un papel determinante, pero otra cuestión fundamental fue, a la vez, dirimida en el conflicto: la necesidad de limitar el poder real. Para la burguesía comercial del período mercantilista que amplió su actividad a las manufacturas a lo largo de los siglos XVII y XVIII, el creciente poder real que antaño había supuesto una garantía, representaba, a mediados del XVIII un dogal limitador que ahogaba sus posibilidades de expansión. La burguesía, mayoritariamente, adoptó el Calvinismo como religión, y, en su totalidad, las ideas del nuevo movimiento filosófico derivado de las obras de John Locke, la Ilustración. Francia era, sin lugar a dudas, el reino en el que más manifiestos eran los contrastes entre las necesidades liberalizadoras de la aún naciente burguesía industrial y el modelo Borbón de monarquía déspota; el desenlace fue la Revolución Francesa y la posterior reacción del resto de monarquías absolutas del continente: las Guerras de Coalición (1792 – 1815). Tras el Congreso de Viena las monarquías europeas se encerraron en su modelo absoluto, pero la burguesía, con el total beneplácito del poder real, aunó los avances técnicos de años anteriores, desarrolló nuevos descubrimientos, sojuzgó al pueblo en fábricas, talleres y explotaciones agrícolas e imprimió, hasta sus últimas consecuencias, el espíritu liberal e individualista en el entorno económico; como ejemplo, la abolición de la esclavitud en el Imperio Británico en 1833.

Aquí, el Gran Ciclo formado por Plutón en Aries y Neptuno en Capricornio, se une a la configuración analizada través de Urano -también en el signo de Capricornio-, Saturno -en el de Cáncer- y Júpiter -desde el de Libra-.


17. Año 1875. El nacimiento del internacionalismo
La publicación en 1859 de la obra de Charles Darwin, “El origen de las especies”, significó la reinterpretación de la vida y de su evolución desde un enfoque productivista -“Sobrevive el que sabe adaptarse”-, además, esta interpretación suponía una ventaja: era global ya que se producía en cada punto del planeta. La visión internacionalista se fue aplicando a todos los órdenes económicos y sociales apoyada por la oleada de descubrimientos técnicos y por la aparición de movimientos y posturas de extensión mundial que no cesaron de producirse desde el primer viaje del ferrocarril en 1825: telégrafo (1844), infalibilidad del Papa (1846), proceso revolucionario en Europa (1848), energía eléctrica (1860), I Internacional Socialista (1864), apertura del Canal de Suez (1869), igualdad de derechos entre personas blancas y negras (1870), formación del Imperio Alemán (1871), Conferencia de Berlín (1884). El Sistema Capitalista, una vez finalizada la fase de acumulación originaria de capital hacia 1880, se lanzó en pos del beneficio superando fronteras y países aproximando posturas y modos de hacer con independencia del país que se observase; y el pueblo llano continuó sometido a unas directrices contra las que nada podía hacer; así, y sólo como ejemplo, la represión de la Comuna de París en 1870, ocasionó veinte mil muertos entre el pueblo sublevado, mientras, en el Imperio Alemán, la tasa de pobreza en la década de 1880 alcanzaba al 80% de la población.

A punto de darse el gran ciclo de inicio de 1891 (Neptuno conjunción Plutón en Géminis) nos encontramos con la Cruz T entre Plutón en Tauro, Urano en Leo y Saturno en Acuario; llegando a formar una Gran Cruz cuando Júpiter ingresa en el signo de Escorpio.


18. Año 1930. La generalización del bienestar
En 1913 es puesta en funcionamiento la cadena de producción en la planta de la Ford Motor Co.; el incremento de productividad que se obtuvo con el nuevo modelo organizativo fue espectacular. La cadena de producción no hacía si no llevar a la práctica los principios organizativos de Fredrick Winslow Taylor desarrollados entre 1893 y 1898. Paralelamente, hacia 1907, aparece, en Estados Unidos, un nuevo, rompedor y ultraliberal enfoque de la pobreza: el darwinismo social. Las míseras condiciones en las que se hallaba inmerso el proletariado, fruto, en gran medida del creciente poder de las grandes compañías que se fueron creando y de los trusts y cartels que se formaron en las décadas de los 80 y 90 y productivo de eficiencia creciente. En la década de 1920, en Estados Unidos, el 10% de la población monopolizaba el 45% de los ingresos totales, pero el consumo se garantizó con el endeudamiento masivo, necesario para asegurar la expansión productiva, lo que se tradujo en un aumento sin parangón de las cotizaciones bursátiles. El crash de 1929 y la posterior depresión no fue más que la lógica conclusión de un modelo agotado; el New Deal de 1933 supuso el inicio de un nuevo enfoque en el Capitalismo en el que la protección social se convirtió en el soporte fundamental del sistema.

Plutón, en conjunción con Júpiter en Cáncer, forma aquí la Cruz T con Urano desde el signo de Aries y Saturno desde el de Capricornio.


19. Año 2011. El fin del concepto de propiedad individual y el nacimiento de la influencia corporativa (*)
(*)
La principal novedad que aportó el Sistema Capitalista respecto a otros sistemas anteriores fue el reconocimiento jurídico de la propiedad individual, hecho esto, el mensaje fue que todos los individuos se lanzasen a la acumulación de todo tipo de propiedad. A partir de 1950, el estado de bienestar en el que se halla inmerso el planeta, añade al principio anterior el del pleno empleo de los factores productivos, lo que eleva al sistema a unas cotas de crecimiento económico y social nunca antes alcanzadas; pero en 1970 empieza a verse que las cosas pueden ser hechas de otra manera. El acento empieza a ponerse en el margen neto, por lo que crecientes cantidades de factores empiezan a ser no utilizados y el modelo de protección social comienza su retroceso. Internet y las nuevas tecnologías de la información y de la comunicación, masificadas a partir de 1995, aportan la posibilidad de empezar a prescindir de la propiedad y de acceder al uso de lo que se necesita, justo en el momento que se precisa, y a pagar por ese uso; a la vez, las nuevas tecnologías posibilitan avances antes impensables en el campo de la genética y en el de la biotecnología. A partir del 2005, el sistema fue entrando en una situación caracterizada por el agotamiento de recursos causado por la sobreutilización; continuó generándose crecimiento económico, pero en un entorno de alto sesgo en la distribución de la renta semejante al dado en la década de 1920. La evolución del proceso será rápida y su desenlace una crisis que se extenderá entre el 2010 y el 2018 y que supondrá la destrucción de la actual estructura que es soportada por el estado de bienestar en el que aún se encuentra nuestro planeta, debido a que, a nivel individual, se está buscando un éxito sin considerar el gasto, incluso el desperdicio, de recursos que ello puede ocasionar. La crisis de esta estructura anuncia el fin de la idea de propiedad individual y la llegada de otra sustentada en el enfoque grupal de los intereses colectivos y en el acceso al uso de los bienes y servicios necesarios dentro de unos límites en cuya definición las crecientemente poderosas corporaciones desempeñarán un protagonismo en ascenso.

Plutón, desde Capricornio, en cuadratura con la conjunción Júpiter-Urano en Aries y con Saturno en Libra, serán las posiciones en la que en esta ocasión se encuentren los integrantes de la Cruz T que ya conocemos.


20. Año 2077. El fin de la Era de Piscis
Cuando finalice la Era de Piscis en el 2067, el estado de bienestar en el que el sistema se hallaba inmerso desde 1930, habrá ya finalizado en el 2052. La conclusión del estado de bienestar supondrá que todo aquello que había significado un apoyo a la evolución y a la supervivencia colectiva, pase a representar un problema, lo que significará que, de una situación en la que la supervivencia estaba facilitada, se pase a otra en la que la supervivencia se encuentre dificultada, pero, además, el cambio de Era supondrá la asunción de una nueva idea motriz; así, del “ayudaros los unos a los otros”, es decir, de considerar que todos, de alguna manera, eran tenidos en cuenta, característico de la Era de Piscis, se pasará a una situación en la que el individualismo social y el corporativismo ideológico “corporativo” serán las nuevas fuerzas motrices de la naciente Era de Acuario.

Desde que Neptuno entra en Géminis en el 2052, comienza a aproximarse a la cuadratura con Plutón que ya se halla en el signo de Piscis desde 2043. Este aspecto se da con exactitud entre los años 2061 y 2065. La Cruz T del 2077 se dará entre Plutón -en Aries-, Urano y Saturno en el signo de Capricornio y, en esta ocasión, añadiéndose a Neptuno desde el signo de Cáncer. Por ello, la tensión coincide con el Gran Ciclo Neptuno-Plutón coincidiendo con un final y un inicio de Eras.

(*) Astróloga. Estudios empresariales Creadora de la línea astrológica C. Atenea.
(**) Catedrático de Estructura Económica. Universidad Ramon Llull.
Barcelona. España.

(*) Para una información detallada, ver: Inma Fernández y Santiago Niño Becerra, El gran crash, 2011”. Mercurio-3, nº 45, 3er. Trimestre 2004.