La evolución del promedio industrial Dow Jones (1896-2001)

Ponencia Diciembre '02

INTRODUCCION

Alguien que en los últimos años del siglo XIX hubiese vuelto la vista atrás y con espíritu crítico hubiera analizado lo sucedido en los cincuenta años anteriores, concluiría que muy poco de la realidad política, tecnológica, social y económica del momento era como medio siglo atrás había sido.

Finalizada a mediados de siglo la fase de acumulación originaria de capital, dos nuevas potencias económicas estaban emergiendo en el contexto internacional disputando la primacía que hasta el momento había ostentado el Reino Unido. Una, el Imperio Alemán, embarcada en un crecimiento imparable apoyado en técnicas industriales nuevas y en métodos financieros que brindaban posibilidades de financiación no contempladas hasta esos momentos. La otra, Estados Unidos, unificada baja un único sistema tras la finalización de su guerra civil, comenzó en las últimas dos décadas del XIX un proceso de expansión económica que ya no se detendría.

La novedad que a la historia económica aportó Estados Unidos radica en que ese proceso expansivo no se asentó sobre bases conocidas; de hecho, constituyó un modelo nuevo que se sustentó en fuentes energéticas nuevas -la electricidad y el petróleo- y en unas actividades industriales también, de hecho, nuevas, con múltiples vinculaciones económicas -la industria química y el automóvil-, de tal modo que Estados Unidos se erigió en el iniciador de la que con el tiempo ha sido considerada la segunda fase del desarrollo capitalista: la II Revolución Industrial.

El recurso a los mercados de valores para la financiación de nuevos proyectos y para la obtención de las necesidades financieras requeridas para la ampliación y mejora de procesos industriales en funcionamiento hacía siglos que era utilizada, pero fue en Estados Unidos donde la financiación con el concurso de capitales ajenos a la actividad propia de la industria y al sistema bancario alcanzó en muy breve espacio de tiempo unos altísimos niveles; las razones radican en la propia superestructura que fue imbuida en el país tras su independencia.

Charles H. Dow era un periodista que desde 1879 comenzó a interesarse por los aspectos financieros del periodismo cuando comenzó a informar sobre el boom minero generado en Leadville, Colorado. En 1880 se trasladó a Nueva York y comenzó a trabajar en la agencia Kierman News en la que también trabajaba otro periodista de nombre Edward D. Jones.

En Noviembre de 1882, Dow y Jones abandonan Kierman y fundan Dow & Jones Company con el objetivo de informar sobre las instituciones financieras, instalando su primera oficina en el número 15 de Wall Street, en la parte trasera de una tienda de refrescos. En 1883 Dow & Jones Company comenzó a imprimir una hoja que contenía las noticias del día y que pocos años después se convertiría en el periódico “The Wall Street Journal”.

En aquel proceso de rápida expansión en que la economía estadounidense estaba inmersa, Dow percibió la enorme dificultad de los compradores y vendedores de valores bursátiles para seguir las variaciones diarias de las acciones que negociaban. En 1884 diseñó un promedio formado por la media aritmética de las cotizaciones diarias de los once valores más importantes del momento, la mayoría pertenecientes a compañías ferroviarias.

El 26 de Mayo de 1896 Dow incrementó a doce el número de acciones que integraban el índice y en el Otoño de este año eliminó la presencia de compañías ferroviarias, principiando la publicación diaria del índice en The Wall Street Journal el 7 de Octubre de 1896. Había nacido con su actual estructura el Dow Jones Industrial Average Index, el Promedio Industrial Dow Jones (PIDJ). En 1916 el número de valores que integraban el índice fue aumentado a 20 y en 1928 a 30, número que ha permanecido invariable hasta nuestros días.

A finales de 1999 la capitalización de los treinta valores que integraban el PIDJ representaban el 28% de la capitalización total del mercado de valores de Estados Unidos, lo que denota la representatividad del índice como muestra del estado general de la economía estadounidense y, en consecuencia, de la mundial, algo que queda de manifiesto analizando las compañías cuyas acciones integran el PIDJ.


Fuente: Elaboración propia a partir de los cierres mensuales del Dow Jones Industrial
Average Index tomados de Wren Research Pty Ltd.



EL MARCO ASTROLOGICO DEL PROMEDIO INDUSTRIAL DOW JONES

Tan importante como la elaboración del propio índice fueron las observaciones que Charles Dow fue realizando a lo largo de su vida profesional. Dow anotó minuciosamente las oscilaciones que se producían en las cotizaciones de las acciones, anotaciones que posteriores analistas agruparon bajo el nombre de Teoría de Dow. (Ralph J. Acampora, “An explanation of Dow Theory”. Smith Barney, Harris Upham & Co.)

Lo que la Teoría de Dow viene a decir es que en la evolución de las cotizaciones bursátiles existen tendencias que se agrupan en diferentes tipos de movimientos, y que el Promedio Industrial Dow Jones debe confirmar estas tendencias durante los períodos de tiempo en que se producen.

El análisis de la serie temporal del PIDJ muestra que los períodos recesivos ocasionados por caídas en los índices de producción manufacturara -en el pasado- y de producción industrial -hoy- , del comercio interior y exterior, en las tasas de inversión, en el nivel de consumo o en el volumen crediticio que se han producido en la economía de Estados Unidos han influido, en algunos períodos de la historia económica estadounidense, en la evolución del índice objeto de nuestro análisis al influir esos períodos recesivos en las cotizaciones de las acciones que conforman el PIDJ, por lo que éste refleja la evolución de la economía estadounidense. Pero también que en otros períodos esa influencia ha sido muy marginal.

En otras palabras, el Dow Jones recoge, como en una película, las variaciones que en el entorno económico-político estadounidense se han ido produciendo, por lo que el análisis astrológico e histórico de los períodos recesivos del PIDJ estarán dando información sobre la realidad económica de Estados Unidos y por lo mismo, el análisis histórico y astrológico de la realidad económica, política y social estadounidense y de sus implicaciones a nivel mundial quedarán recogidas en la evolución del Dow Jones.

En los más de 100 años de evolución del PIDJ la economía estadounidense ha sufrido 21 recesiones completas a las que hay que añadir la actual cuyo inicio oficial ha sido fijado en Marzo del 2001 y que aún no ha finalizado. En el Cuadro 1 se recogen los años de inicio de cada recesión hasta la actual, el valor máximo alcanzado por el PIDJ antes de cada recesión y el valor mínimo en cada una de ellas. En el Gráfico 2 se muestra la evolución de dichas series de valores, así como las líneas de tendencia obtenidas del ajuste de un modelo exponencial y los coeficiente de correlación de cada serie.

Como puede observarse la correlación que existe entre los valores máximos entre sí y los mínimos entre sí, es elevada. Entre los primeros la correlación se acerca al 89%, siendo entre los segundos de más del 86%.

No obstante ser esta vinculación estadística elevada, en el conjunto de la serie temporal formada por todos los valores del PIDJ se delimitan tres fases claramente diferenciadas con características particulares muy distintas. La primera ocupa los años que median entre 1897 y 1919, la segunda mediaría entre el comienzo de la crisis de postguerra tras la I Guerra Mundial y el año 1941 y la tercera y última, entre este año y el 2003.

En cada una de estas tres fases se da una correlación estadística entre los valores máximos antes de cada recesión y mínimo de cada recesión que queda confirmada por la tipificación astrológica característica de ese período.



Fase I: 1897-1919
Al entrar Neptuno en Géminis en Agosto de 1887, Plutón ya se hallaba en el signo desde Octubre de 1882 iniciando el acercamiento a la conjunción entre ambos que tendría lugar en 1891, evidentemente en el signo de Géminis. Es lo que astrológicamente se denomina Gran Ciclo (Inma Fernández y Santiago Niño Becerra, “La realidad astrológica del Sistema Capitalista”, Mercurio – 3, nº 37, 3er trimestre 2002), no volviendo a darse un aspecto mayor entre ellos desde este momento hasta el 2062.

Fruto de este importantísimo aspecto es una etapa de gestación y promoción de nuevas ideas que van a definir en muchos aspectos todo el ciclo futuro. Por ello tiene sentido la implantación en esta etapa del Patrón Oro en Estados Unidos como una idea a seguir.

El propio nacimiento del Dow Jones manifiesta esta generación de ideas con la necesidad de comunicación y de fusión de la información, pasando, una y otra, a tener una importancia esencial a nivel social y económico.

Urano entra en Sagitario en Diciembre de 1897 comenzando a hacer oposición a la conjunción Neptuno - Plutón en Géminis y provocando una dura tensión que culmina en las etapas en las que Saturno se halla en signo mutable, como entre Febrero de 1897 y Enero de 1900 durante su estancia en el signo de Sagitario (Recesión) Este aspecto potencia tremendamente la necesidad de generar una idea, algún tipo de código que guíe la inversión económica que ya provocaba la conjunción Neptuno-Plutón en Géminis. La adopción por Estados Unidos del Patrón Oro en estas fechas da muestra de ello.

La oposición Urano-Neptuno en el eje Capricornio-Cáncer tiene lugar entre 1904 y 1913. En este caso, esta tensión desordenada aspira a un equilibrio entre la inversión y la estabilidad básica como país. Por lo tanto el establecimiento de la Reserva Federal en estas fechas, es una clara muestra de ello.

También en esta etapa, Saturno a su paso por signos mutables como en la etapa que media entre Abril de 1905 y Marzo de 1908 durante su posición en el signo de Piscis, va potenciando la tensión con Plutón, que genera fricción entre lo establecido y la evolución socioeconómica. (Recesión).

Saturno desde Capricornio, generando tensión con la oposición cardinal entre Enero de 1900 y Enero de 1903 manifiesta la inestabilidad reinante en aquel momento económico. (Recesión)

A su vez, y dentro de esta misma etapa, Urano entra en Acuario en Enero de 1912 y Neptuno en Leo en Septiembre de 1914, lo que provoca que Urano y Neptuno continúen en aspecto de oposición, en este momento en signos fijos. Saturno desde el signo de Tauro entre Mayo de 1910 y Marzo de 1913, viene a provocar una tensión en esta cuadruplicidad que se manifiesta en el mundo económico. (Recesión) Así como a su paso por el signo de Leo entre Octubre de 1917 y Agosto de 1919 (Recesión).

El aspecto de oposición Urano-Neptuno, deja de darse en Abril de 1919 cuando Urano entra en el signo de Piscis y Neptuno permanece, obviamente, en el signo de Leo. En el caso de la oposición Urano-Neptuno en el eje Acuario-Leo, hablaría de la necesidad de generar una nueva federación, grupo, estructura frente a un cierto totalitarismo... el hecho de que Estados Unidos participe en la I Guerra Mundial, es un buen ejemplo de ello.

Por lo tanto, lo que caracteriza a toda esta etapa es la oposición Urano-Neptuno. Ello lo define el hecho de que el Estado no intervenga en nada relativo al mundo económico, incluso sea la ideología del momento el concepto de “una mano que guía...”: la Mano Invisible del Modelo Clásico. En consecuencia, es normal en esta etapa un cierto “caos” ya que la individualidad creadora se ha de aunar con la “suerte”...

Las seis recesiones que tienen lugar a lo largo de esta fase son todas bastante homogéneas debido, entre otros motivos, a que todas transcurren durante la vigencia del Modelo Clásico en el que la no intervención y la ausencia de regulación cobran una especial importancia, típico, como ya hemos visto, de la oposición Urano-Neptuno. En Marzo de 1900 Estados Unidos confirma el Patrón Oro y en Diciembre de 1913 se produce la creación de la Reserva Federal, el Banco Central estadounidense.

Esta homogeneidad queda puesta de manifiesto en la correlación estadística que se da entre los valores máximos que se alcanzan inmediatamente antes de cada una de las seis recesiones, tal y como puede verse en el Cuadro 2 y en el Gráfico 3. El hecho de que la máxima correlación -81,4%- se de con la inclusión de la recesión de 1920 en la serie debe ser entendida como una continuidad en el modo como era entendida la economía en Estados Unidos por los inversores bursátiles.



FASE II: 1919 – 1941
A partir de 1919 la oposición Urano-Neptuno que venía teniendo lugar durante toda la fase anterior deja de darse al entrar Urano en el signo de Piscis.

A partir de ese momento y hasta 1927, Urano desde Piscis, se halla en trígono con Plutón en Cáncer. Es el único ciclo mayor en esos momentos. Natural, por tanto, que nos encontremos en esta época con un mercado alcista entre Marzo de 1925 y Junio de 1929, así como que en la vida social se manifieste esta facilidad para crear y generar nuevas ideas. Son los llamados Felices Años Veinte. Solamente Saturno, desde su posición en signos Cardinales, provocando tensión con Plutón va generando ciertas pequeñas tensiones en el ámbito económico, como en su paso por el signo de Libra entre Octubre de 1921 y Septiembre de 1924 (Recesión)

A partir de 1927, al ingresar Urano de Aries, comienza el aspecto que más va a caracterizar a toda esta fase; la cuadratura Urano-Plutón, ya que, se dará en signos cardinales Aries-Cancer hasta el año 1937 y posteriormente en signos fijos Tauro-Leo, hasta el año 1941. Este es un aspecto claramente rompedor que siempre aporta una gran tensión ya que indica un tiempo en el que hechos sorpresivos así como la inventiva o la creatividad individual (Urano) pueden alterar violentamente la evolución natural (Plutón). Todas la recesiones de esta fase están relacionadas por este aspecto.

Saturno, a su paso por signos Cardinales, mientras la cuadratura Urano-Plutón se halla en ellos -como en el caso de su paso por el signo de Libra entre Octubre de 1921 y Septiembre de 1924 (Recesión) o bien entre Marzo de 1929 y Septiembre de 1932 transitando por Cáncer (Crash de Octubre de 1929 e inicio de la Gran Depresión en Enero de 1930) y también entre Abril de 1937 y Marzo de 1940 hallándose en el signo de Aries (Recesión)-, va provocando que esa tensión se acentúen al provocar la necesidad de actuar a nivel real, ya que pone de manifiesto, con claridad meridiana, límites que hasta entonces no se conocían.

La cuestión que el aspecto anterior plantea es la necesidad de una reorganización y renovación profunda del sistema económico. El hecho de que, en Marzo de 1933 sea elegido Franklin Delano Roosevelt presidente de Estados Unidos y de que en Abril 1933 Estados Unidos abandone el patrón oro -por lo que su economía sale del corsé que éste significaba- habla claramente de la necesidad de cambio violento, rápido y rompedor de la cuadratura Urano-Plutón, lo que acabará poniéndose totalmente de manifiesto con la entrada estadounidense en la II Guerra Mundial en 1941.

Por otro lado, desde 1928 a 1937 Neptuno comienza a hacer sextil a Plutón. Este aspecto aún se continúa dando hoy entre todos los nacidos desde estas fechas y seguirá dándose hasta que Plutón transite por el signo de Acuario. Este sextil marca una “facilidad” social. La evolución es acompañada y ayudada por el devenir. Se podría decir que éste es el aspecto astrológico del Estado de Bienestar.

Y, justamente en esta fase, en concreto en junio 1933, se pone en marcha el New Deal, principiando la intervención del Estado en economía, lo que se tradujo en la creación de la SEC en junio de 1934, la promulgación de la Social Security Act en Agosto de 1935 y de la ley del salario mínimo en Junio 1938, año en que, en Suecia, son firmados los Acuerdos de Saltsjöbaden, inicio real del Estado de Bienestar que tras la guerra se extiende por Europa.

También apoya a esta evolución el trígono entre Urano en Tauro y Neptuno en Virgo entre los años 1934 y 1942, que marcará un apoyo al desarrollo indivual, un pacto de solidaridad para favorecer la inversión económica y el desarrollo de nuevas vías de acción.

Sin embargo, esta etapa, viene claramente marcada por los cambios bruscos y críticos de la cuadratura Urano-Plutón, y cuya principal manifestación es II Guerra Mundial.

El Cuadro 3 recoge los valores máximos del Dow Jones inmediatamente anteriores a cada recesión y los mínimos de cada recesión; el Gráfico 4 la evolución de estos valores. Como puede observarse, la violencia de las oscilaciones hace que la correlación existente sea muy reducida en cuanto a los primeros y nula en relación a los segundos.


Fase III: 1941 – 1988
En esta fase se encuentra formada por cuatro subfases. La primera se extiende desde el año 1941 al 1948; la segunda va desde este último año hasta 1961, la tercera arranca en 1961 y finaliza en 1974 y la cuarta ocupa los años que median entre 1974 a 1988.

Esta primera subfase (1941-1948) viene definida, sobre todo, por el trígono Urano en Géminis y Neptuno en Libra y el Urano en sextil con Plutón en Leo. Ello está expresando que es una etapa en la que el desempeño económico no es complejo, lo que se pone de manifiesto tanto en el período de economía de guerra necesario para abordar la II Guerra Mundial, como en el inicio del tránsito de esta economía de guerra a una economía de paz a la finalización de la contienda mundial. Además este desempeño se da a través de nuevas ideas o pactos (Géminis-Libra) que delimitan nuevas formas de actuar en las políticas económicas designadas por el nuevo director de la economía mundial (Leo).

Sin embargo, observamos que hay una “mini-recesión” (el índice no sólo no llegó a bajar sino que subió al final de ella) en el Dow en el año 1945 debido a la proximidad del final de la II Guerra Mundial.

Por otra parte, el sextil Neptuno-Plutón que comienza a formarse en la pasada fase entre los signos de Virgo y Cáncer, respectivamente, en ésta pasa a darse en los signos de Libra y Leo entre los años 1941 y 1956, lo que muestra que la evolución continúa siendo “facilitada”, en este caso, a través de acuerdos (Neptuno en Libra) que potencien la capacidad de acción y decisión entre los gobiernos -aunque siguiendo los parámetros marcados por el nuevo rector (Plutón en Leo)- tales como la Carta Atlántica (1941), la Conferencia de Teherán (1943), los Acuerdos de Bretton Woods (1944), las Conferencias de Yalta, de Postdam y de San Francisco (1945), el inicio del Plan Marshall (1948) y la creación de la CECA (1951). Posiblemente, la manifestación más depurada de los acuerdos alcanzados sea el nacimiento en estas fechas del Modelo de Demanda.

La segunda subfase (1948 – 1961) viene marcada por la cuadratura Urano-Neptuno que se da en los signos cardinales Cáncer-Libra entre los años 1948 y 1955 y en signos fijos entre los años 1955-1961. Esto marca una tensión entre la creatividad individual empresarial y el devenir natural o la intervención del Estado, ya que podría generar por parte de los gobiernos, empresas o países un sentimiento de ser absorbidos por “algo” mayor. Sin embargo al continuar el aspecto en sextil de Neptuno en Libra y Plutón en Leo, los acuerdos siguen siendo primordiales. Esto se manifestaría durante el desarrollo de la Guerra Fría a partir de 1947, y con la creación de la OTAN (1949) y el Pacto de Varsovia (1955). Pero en este momento la cuadratura de Neptuno con Urano podría generar tensiones individuales dentro y entre los grandes bloques (bloqueo de Berlín (1948), Guerra de Corea (1951 – 1953), Crisis de los Misiles de Cuba (1962)).

En esta subfase las oscilaciones del Dow Jones vienen marcadas por los aspectos tensos de Saturno a Plutón, como en su tránsito por el signo de Leo entre Agosto de 1946 y Mayo de 1949 (Recesión), mientras se hallaba en el signo de Escorpio entre Octubre de 1953 y Octubre de 1956 (Recesión) y a su paso por el signo de Sagitario entre 1956 y 1959 (Recesión) ya que en este punto había hecho su entrada Plutón en el signo de Virgo. Esta última recesión insinúa una nueva etapa que se manifiesta a nivel real con la bajada del Dow Jones por primera vez en mucho tiempo y en la que mucho tuvo que ver la puesta en órbita por la URSS del Sputnik en 1957.

La tercera subfase (1961-1974) se inicia con la conjunción Urano-Plutón en Virgo (1961-1971) que marca un nuevo derrrotero a nivel socioeconómico. Este aspecto habla de un inicio de desarrollo práctico, laboral y económico contando con unos recursos y unas posibilidades reales para su desarrollo y crecimiento que se manifiestan con un fortísimo incremento del PIB durante toda la vigencia efectiva del Modelo de Demanda.

La recesión de 1960-1961 marca la transición entre la segunda subfase y la tercera. De cara a Estados Unidos esta recesión está muy conectada con la situación generada en Cuba a partir de la revolución de 1959; de hecho esta recesión conecta totalmente con el intento fallido de invasión de Bahía Cochinos en Marzo de 1961 y con la escalada en la Guerra de Vietnam en Agosto del mismo año. Astrológicamente, esta recesión podría relacionarse con el tránsito de Saturno en Acuario provocando un aspecto tenso en los grados finales de la cuadratura Urano-Neptuno en los signos de Leo y Escorpio de la subfase anterior y la conjunción Urano-Plutón en Virgo que inaugura esta subfase.

Durante el tránsito de Saturno por el signo de Piscis entre Octubre de 1964 y 1967 haciendo oposición a la conjunción Urano-Plutón en Virgo, la tensión social se hace evidente con la abierta involucración de Estados Unidos en la Guerra de Vietnam en 1964, con el inicio del período de desobediencia civil en Estados Unidos en 1965 y el inicio de los bombardeos sobre Hanoi en 1966. Los sucesos de Mayo 1968 y la recesión de 1969-1970 son manifestaciones posteriores de esta crisis.

Plutón entra en Libra en 1971 hallándose Urano en el signo desde 1968, por lo que tanto Urano como Plutón se hallan en el signo de Libra entre 1971 y 1974, fecha en la que Urano entra en Escorpio. Esta conjunción -que no llega a darse por grados, astrológicamente-, genera una gran creatividad e inventiva a nivel socioeconómico: en 1971 se crea el índice Nasdaq y se produce la devaluación del dólar y en 1972 estalla el escándalo Watergate. Como es sabido siempre que Plutón se halla en signo de tierra la etapa es de crecimiento ya que, al pasar a un signo masculino, provoca la necesidad de nuevas ideologías, inventos, sistemas de comunicación ante la crisis que probablemente sobrevenga. (Inma Fernández y Santiago Niño Becerra, 2002).

Saturno, por su parte, desde su tránsito por el signo de Cáncer entre Agosto de 1973 y Marzo de 1978, genera una fortísima tensión cardinal con Urano y Plutón en Libra. (Recesión) En noviembre de 1973 se produce el embargo de los países árabes productores de petróleo a los países occidentales por su apoyo a Israel que genera un incremento en los precios del crudo como nunca antes se había producido. Este incremento en los precios del petróleo supone para el Capitalismo el final de la época de “energía barata” y el principio de la I Crisis de la Energía que supuso el inicio de la búsqueda de la eficiencia en el aprovechamiento energético así como en las diferentes fases productivas del proceso económico.

En la cuarta subfase (1974-1988) no aparecen aspectos mayores entre los Planetas Exteriores. Sin embargo, Saturno, en su tránsito entre Septiembre de 1980 hasta Agosto de 1983 por el signo de Libra, va generando la conjunción con Plutón en el mismo signo (Dos recesiones en las que influyeron sobremanera el inicio de la guerra entre Irán e Iraq en 1979 que supuso un nuevo incremento en el precio del petróleo y que desencadenó la II Crisis de la Energía). Este aspecto de Saturno en conjunción con Plutón en Libra provocará una necesidad importante de renovación ideológica, de nuevas formas de diseñar las políticas económicas en el capitalismo: en 1979 y 1980 es elegida Margaret Thatcher primera ministra en el Reino Unido y Ronald Reagan presidente de Estados Unidos, iniciándose la puesta en marcha del Modelo de Oferta.

El Cuadro 4 recoge los valores máximos anteriores a cada recesión así como los mínimos que se dan en cada una de las recesiones que se producen en esta fase. Las elevadísimas correlaciones -94,18% y 91,06%- entre éstos y que se muestran en el Gráfico 5 ponen de manifiesto la elevada vinculación que en todos los órdenes económicos se dio en esta fase de la Historia.


FASE IV: 1988 - 2003
Esta fase queda dividida en dos subfases: 1988 – 1995 y 1995 – 2003.

La primera subfase (1988-1995) está caracterizada por la conjunción Urano-Neptuno en el signo de Capricornio y el sextil de ella, a su vez, con Plutón en Escorpio. Estos aspectos indican una etapa en la que la necesidad de renovación organizativa es facilitada por la propia evolución.

El inicio de esta fase se encuentra en la reforma impositiva de Ronald Reagan de 1986 y en la crisis de 1987 momento en el que Urano y Neptuno, junto con Saturno, se hallaban en el signo de Sagitario. Neptuno entra en Capricornio en 1984 y a partir de 1985 Estados Unidos se convierte en deudor mundial. Los Acuerdos del Plazza potencian la expansión estadounidense que se ve reforzada a partir de la caída del muro de Berlín en 1989 (Urano y Saturno ya se hallan así mismo en el signo de Capricornio) y en el final del sistema de economía planificada en 1991.

Estos cambios estructurales, que permiten una mayor flexibilidad económica e inversora, quedarán reflejados en un Nuevo Orden Económico Internacional a partir de la Guerra del Golfo y que Francis Fukuyama puso de manifiesto en 1989 en su obra “The End of History”, generan una etapa de avance económico que se manifiesta con un crecimiento continuado del Promedio Industrial Dow Jones.

Durante el tránsito de Saturno en Capricornio desde 1988 hasta 1991 va haciendo conjunción con Urano y Neptuno que se hallaban en el signo. Esto provoca una necesidad de cambio de modelo económico. Esta inestabilidad culmina con el tránsito de Saturno por el signo de Acuario desde Febrero de 1991 hasta Enero de 1994, haciendo cuadratura con Plutón en el signo de Escorpio. (Recesión).

En la segunda subfase (1995-2003), Urano entra en Acuario en Abril de 1995 y Neptuno entra también en Acuario en Enero de 1998; a partir de este momento la conjunción Urano-Neptuno no llega a darse en orbe exacto pero habla de una continuidad de la conjunción en el signo anterior, sólo que esta vez el proceso va por otros derroteros. Y, como Plutón que ya había entrado en Sagitario en Enero de 1995, tanto Urano como Neptuno comienzan a acercarse al aspecto de sextil con él, continuando con el aspecto que hemos denominado de “estado de bienestar” en el sentido generar una facilidad en la evolución de las cosas.

Como se puede apreciar, tanto en la subfase anterior como en esta los ciclos entre los planetas mayores son exactamente los mismos. En ambos casos Urano y Neptuno se hallan en el mismo signo haciendo sextil con Plutón. La diferencia esencial radica en que en la subfase presedente se daba en los elementos tierra-agua y en esta en aire-fuego. Por lo tanto la subfase anterior era una etapa de realización práctica y material pero no creativa. En la actual, en la que lo necesario es tanto un cuerpo de ideas nuevo como una constante necesidad de conectividad (Urano-Neptuno en Acuario) es normal que se desarrolle todo un género de inventos (Urano en Acuario) destinados a masificar y facilitar el contacto constante (Neptuno en Acuario).

El sextil de estos planetas con Plutón en Sagitario, hablaría de su apoyo al proceso evolutivo de globalización, en el que inevitablemente se eliminan fronteras, así como de que la idea del “viaje” sagitariano cambia definitivamente, ya que la mezcla cultural se da de manera cotidiana debido al apoyo de las nuevas tecnologías de la información y de la comunicación marcadas claramente por la posición de Urano y Neptuno en el signo de Acuario.

En Agosto de 2000 Saturno entra en Géminis por un período corto de tiempo, definitivamente se instala en el signo en Octubre del mismo año. A partir de ahí y hasta el 4 de Junio de 2003, fecha en la que saldrá del signo definitivamente, este planeta va haciendo oposición a Plutón en Sagitario (Recesión).

En Diciembre de 1994 comienza una nueva ronda del GATT orientada a la eliminación o reducción de los aranceles que dificultan o impiden el comercio internacional de bienes y servicios; por otra parte en Septiembre de 1995 aparece Nestcape, el primer navegador de uso masivo en internet que implica la masificación de esta tecnología. Ambos sucesos profundizan en la conectividad, en la comunicación y en la interconexión entre personas y compañías para favorecer el contacto tanto social como económico, lo que no hace sino profundizar aún más en la idea de globalización (Plutón en Sagitario).

A partir de 1995 se va produciendo un incremento espectacular en la productividad debido a las nuevas tecnologías, a la vez que una cascada de nuevas espectativas (Plutón en Sagitario) van apareciendo fundamentadas en las posibilidades de futuro de estas nuevas tecnologías. Entre Enero de 1995 y marzo del 2001 -momento en el que comienza en términos económicos la recesión en la que nos encontramos (Saturno en Géminis)-, el Dow Jones incrementa su nivel en mas de 6600 puntos, multiplicando por tres el nivel que tenía al principio de esta subfase. Las compañías cuya línea de negocio estaba orientada hacia la producción de utilidades basadas en la nuevas tecnologías, ven multiplicadas sus cotizaciones bursátiles por un número inimaginable de veces, lo que aún pone más de manifiesto la evolución del índice Nasdaq.

Plutón en Sagitario está marcando la filosofía de la nueva época como ya se vió en otros momentos históricos en nuestro artículo citado. En este caso, esta filosofía, evidentemente e inexorablemente globalizadora, está siendo apoyada tanto por la nuevas tecnología como por la idea del “pensamiento único” (Urano y Neptuno en Acuario), lo que lleva a que si bien la recesión en la que ahora nos encontramos inmersos interconecta las economías de todos los países y áreas, a la vez abre un abanico de posibilidades, al menos teóricas, que en recesiones anteriores no se han producido. Como muestra de esta nueva filosofía, Jeremy Rifkin publica en el año 2000 “The Age of Access”, en la que plantea la filosofía operativa de un nuevo sistema.

El Gráfico 6 muestra la evolución del Promedio Industrial Dow Jones desde Agosto de 1988 -mes en el que su cierre muestra un mínimo- hasta Octubre del 2003, último cierre. Pueden observarse las caídas de 1990 – 1991 y el derrumbe sufrido por el índice desde que comenzó la actual recesión.



Previsiones: Fase V (2003- 2018)
Lo que va a caracterizar a esta fase va a ser la cuadratura Urano-Plutón. Comenzando por la entrada de Urano en Piscis en Marzo de 2003 en la posición en la que ya se halla Plutón en el signo de Sagitario desde Enero del 1995 -con lo que la cuadratura se daría en signos mutables- y llegando a la cuadratura en signos cardinales desde Mayo del 2010 -fecha en la que hace la entrada Urano en Aries- hallándose Plutón en Capricornio desde Enero de 2008; hasta la entrada de Urano en Tauro en Mayo de 2018 fecha en la que finaliza la cuadratura Urano-Plutón.

Este aspecto concreto de tensión no se daba desde la etapa 1927-1941, fase en la que Urano -desde el signo de Aries- se cuadró a Plutón en el signo de Cáncer, primero, y, posteriormente -desde el signo de Tauro- a Leo.

En esta etapa, Saturno -desde el signo de Virgo- provocará un aumento de la tensión en signos mutables durante su estancia entre Septiembre de 2007 y Enero de 2008, fecha en el que Plutón entra en el signo de Capricornio. A partir de ahí, Saturno hará su entrada en el signo de Libra en Octubre de 2009 manteniéndose hasta Octubre de 2012 y generando una fuerte tensión cardinal. Entre Marzo de 1929 y Noviembre de 1932, momento más duro de la Depresión de los años 30, Saturno se hallaba en el signo de Capricornio, Urano en el signo de Aries y Plutón en el signo de Cáncer. En este caso Plutón se hallará en Capricornio, Urano en Aries y Saturno en Libra. Generando igualmente una tensión cardinal (Recesión).

En este contexto la evolución esperada del Dow Jones puede ser fijada del modo siguiente. Entre el año 2003 y el 2007, subida del índice por aumento en las cotizaciones de los valores en él contenidos de un modo semejante a lo sucedido en la época de los Felices Años 20. Entre el 2007 y el 2012 caída brusca y continuada de un modo semejante a lo acontecido durante la Depresión de los años 30 aunque mitigada esta caída ya a que Plutón no se hallará en aspecto de oposición. Entre el 2012 y el 2019 recuperación de modo parecido al período que 1932 – 1937 debido a los benéficos efectos ocasionados por el New Deal en aquellos años, aunque siguiendo pautas distintas a las de entonces ya que no puede esperarse en este próximo futuro la intervención de unos Estados que ya se encontrarán en fase de declive.

En estos 123 años de la vida del Dow Jones la economía mundial habrá pasado por una serie de fases que este índice habrá recogido fidedignamente, reflejando aspectos fundamentales de la vida del sistema capitalista y anunciando en los últimos años de este largo período el principio del fin de este sistema y el inicio del siguiente.