Parte I Las Grandes Crisis Socioeconómicas de la Era de Piscis

Inma Fernández (*) y Santiago Niño Becerra (**)
ARTICULO PUBLICADO EN MERCURIO 3 (PARTE I) - Mayo '05

Introducción

El concepto de “Crisis” no supone algo necesariamente malo, de hecho, ha sido su uso coloquial el que ha convertido en negativo el significado real de este vocablo que en su acepción original no es otro que el de “Cambio”.

A lo largo de los 2195 años por los que transcurre la Era de Piscis han sucedido, o sucederán, veinte momentos de cambio -dieciocho hasta el momento presente- cuya trascendencia ha sido -y será- crucial; veinte momentos que dieron -y que darán- lugar a modificaciones profundas al modo como hasta ese momento estaban ‘haciéndose las cosas’ en el planeta debido a que esos momentos fueron -y serán- el inicio de transformaciones profundas en el contexto económico y social, y, por ende, político. Estos momentos constituyen las grandes crisis de la Era de Piscis.

Estos veinte momentos decisivos acaecidos entre el año -133 y el 2062 han tenido un denominador común: la Cuadratura Urano-Plutón, junto con Saturno involucrado, formando, por sus aspectos de tensión, una Cruz T entre los tres.

Si Plutón, en un signo zodiacal, manifiesta el tipo de valores de supervivencia de la época, Urano viene a representar el tipo de impulso creativo del momento social. Si ambos se hallan en tensión, es evidente que los avances ponen en peligro la supervivencia social y, por tanto, también son atacados por el sistema a fin de evitar riesgos. Si a eso se añade una circunstancia de real conflicto al transitar Saturno formando la Cruz T, se hace lógica la aparición de una crisis radical y rompedora.


Las 20 Crisis de la Era de Piscis

1. Año –42. El inicio de las estructuras organizadas con arreglo a principios jurídicos establecidos extensibles a todos los ciudadanos.
Desde la instauración en Roma de la República en el –510 el pueblo romano conservaba el odio visceral hacia el régimen monárquico, por lo que cuando, en el –46, Julio Cesar se convierte en dictador instaurando, en la práctica, una monarquía, es rechazado por parte de la ciudadanía y del ejército, precipitando su asesinato en el –44 y dando comienzo un período de altísima tensión que finaliza en el -27 con la instauración del Imperio.



Alrededor de estos años y pudiendo tomar como momento culminante el -42, se hallan implicados en la Cruz T -que llegó a ser Gran Cruz al involucrarse Júpiter en Aries-, Plutón en el signo de Cáncer, Urano en el de Libra y Saturno en Capricornio.


2. Año 104. La manifestación de los límites al crecimiento de una estructura jurídicamente organizada.
El Imperio vivió una época de paz completa durante Augusto (-27 a 14), lo que permitió su expansión hasta alcanzar su máxima extensión con Trajano (98-110). Sin embargo, comienzan a manifestarse una serie de tensiones - primeras presiones de los pueblos germánicos en el Norte del Imperio (90) y Segunda Sublevación Judía (115)- fueron eliminadas con facilidad. Esta situación de inestabilidad, no obstante, fue creando un foco permanente de tensión que, años después, finalmente estallará con el emperador Cómodo.
En esta Cruz T se hallaban implicados Plutón en el signo de Piscis, Urano en Géminis y Saturno en Sagitario (pudiendo también añadir a estos Júpiter -que llegó a estar conjunto a Urano- añadiendo más tensión a la configuración).



3. Año 160. La aparición de las religiones monoteístas y su expansión terrenal.
La degradación de las condiciones sociales y económicas a lo largo del siglo II en poco pudo ser contenida por las reformas de Adriano (117-138); para agravar aún más la situación, entre el 155 y el 157 se produce una epidemia de peste en el Mediterráneo. En esta atmósfera se produce el inicio de la expansión del Cristianismo. Este cúmulo de circunstancias no hacía más que anunciar la decadencia del Imperio, declive que empezó a ponerse de manifiesto a la muerte del emperador Marco Aurelio (161-180).


En este momento la Cruz T la forman Plutón desde el signo de Tauro, Urano en Acuario y Saturno en Escorpio, añadiéndose a Júpiter que llega a formar parte de esta desde el signo de Acuario. Además, ya estaba activado el Gran Ciclo que se da de forma partil en el año 163, estando, en este caso, Neptuno desde Escorpio en oposición a Plutón en Tauro.


4. Año 298. Las reformas técnicas y jurídicas realizadas desde el poder
A Marco Aurelio le sucedió su hijo Cómodo (180 -192) y con Cómodo da comienzo la imparable decadencia del Imperio, decadencia que va en aumento a su muerte y que en gran medida estuvo causada por el caos monetario que se fue gestando al aumentarse indiscriminadamente la oferta monetaria con moneda de baja ley. Con la intención de revertir esa situación, Diocleciano (284 - 305), en el 296 emprende una serie de reformas de amplísimo calado: el Imperio fue dividido en cuatro unidades administrativas y cada una de éstas en tres distritos; a la vez realiza una devaluación monetaria de más del 90% que, aunque ordenó la moneda, empobreció a una gran parte de la población.



En este caso la Cruz T la forman Plutón desde el signo de Capricornio, Urano en Libra y Saturno en Cáncer, añadiéndose a la configuración Júpiter que se halla también en el signo de Libra.


5. Año 363. El impacto de las migraciones sobre una estructura en decadencia jurídicamente organizada.
En un entorno de degradación imparable, la promulgación en el 313 del Edicto de Milán por parte del Emperador Constantino (312 – 337) abrió las puertas del Imperio al Cristianismo. El principio del fin del Imperio Romano se produce a partir del año 365 con la incursión de los Hunos, dando comienzo la que posteriormente ha sido conocida como “la migración de los pueblos”: en todo el mundo, a partir de los años próximos al 365 dan comienzo una serie de movimientos migratorios hacia otras latitudes motivados por la pura supervivencia cuyas consecuencias serán definitivas en la evolución de las zonas destino de dichas migraciones.


Plutón desde el signo de Aries, más Urano en el signo de Cáncer y Saturno en Libra, son las posiciones de la Cruz T de este momento. En el 336-340 se da un Gran Ciclo por lo que esta crisis ha de ser contemplada como un inicio del cambio que esta situación generará.